Archivos de la categoría Moral

Diez buenas razones para decirle “NO” a la televisión

1. La televisión es ciertamente la empresa más grande de subversión y de contaminación. Atrapa al hombre por sus puntos débiles: sus gustos, su atracción desordenada por la curiosidad y su inconmensurable orgullo. El mundo se precipita dentro de su casa, desfila en ella a lo largo del día con toda su violencia, sus excesos, sus depravaciones: es una verdadera violación de domicilio. Una vez apretado el botón de encendido, se ven películas malsanas, emisiones de “variedades” debilitantes, informaciones deformadas o incompletas, etc. Sigue leyendo

Mujer, tus modas indecentes me crucifican nuevamente

¡Oh, mujer, mírame a Mí, flagelado y coronado de espinas! ¡Contempla mis llagas y mis heridas..! Después, escucha y reflexiona.

Durante mi vida terrenal viví como manso cordero. Fui al Calvario sin abrir la boca.

Traté con dulzura a la Samaritana y se convirtió. Conmoví el corazón de María Magdalena, la pecadora, e hice de ella una predilecta y una Santa.

Al cruzar las calles de Palestina, pronunciaba palabras de luz, de paz y de amor. Mis enseñanzas eran dulces como la miel.

Pero un día, al echar una mirada Divina sobre todos los siglos, viendo cómo el mal inundaba impetuoso a todo el mundo y ultrajaba mis templos, pronuncié palabras de fuego: “¡Ay del mundo por los escándalos!… ¡Ay de quien escandaliza!… Sería mejor que se le atara una piedra de molino al cuello y se le arrojara al mar”. Sigue leyendo

Veredicto

Ajeno al veredicto, el hijo duerme,
duerme en cuna de agua en paz profunda
mientras su madre se acaricia el vientre
dudando si volverse nido o tumba.

Inquieta, suma, resta y delibera
-jurado y juez a un tiempo- sin testigos
que puedan defender esa inocencia
que crece en sus entrañas como niño.

No. Tal vez no dé a luz y le encomiende
su flor a un jardinero sin conciencia
que arrancará del surco su simiente
como quien se deshace de una piedra.

Quizás esas pupilas diminutas
no estrenen claridades del mañana
ni observen el entorno de la cuna
donde el amor se viste de esperanza.

Quizás esos pequeños pies no lleguen
a intentar horizontes, y esas manos
hambrientas de caricias, nunca entierren
su peso en el refugio de un regazo.

Acaso queden frases nunca dichas
por labios que aún se deben perfilar,
y esa frente que hoy se abre hacia la vida
se eclipse antes del acto de pensar.

La madre saca cuentas. Duerme el niño;
duerme en sombras. Confiado. Y duerme en paz
ajeno al decisivo veredicto
de portazo de sangre… o de hijo,
de milagrosa vida… o de final.

Jorge Antonio Doré
PoesíaHispana.com

Respuestas católicas a preguntas de todos los días

¿Puede aceptarse la cremación siempre que el cuerpo permanezca inalterado durante el funeral y sólo sea cremado luego de la Misa de Responso?

Respuesta del Padre Peter R. Scott (FSSPX)

P. Peter ScottEs falso afirmar que la cremación es aceptable siempre que el cuerpo esté presente en el funeral.

Las leyes tradicionales de la Iglesia son muy explícitas en este punto. A aquéllos que hayan solicitado que sus cuerpos sean cremados, se les negará cristiana sepultura, a menos que hubieren dado alguna muestra de arrepentimiento (Canon 1240, §1, 5). Esto significa que se les negará cualquier tipo de Misa de Responso o ceremonia pública, incluso una Misa de aniversario (Canon 1241). La razón de este estricto reglamento se encuentra en el hecho de que los masones y los enemigos de la Iglesia, que no creen en la resurrección del cuerpo, alentaron esta práctica como una negación clara al respeto que se merece el cuerpo como templo del Espíritu Santo, que resucitará en el último día. Es una costumbre pagana, abominable a la santidad de la vida Católica. Sigue leyendo

Respuestas católicas a preguntas de todos los días

¿Está mal ser un donante de órganos?
Respuesta del Padre Peter R. Scott (FSSPX)

P. Peter ScottHay ciertas circunstancias en las cuales claramente se puede permitir. Por ejemplo, si una persona tiene dos órganos y sólo uno es realmente necesario. Uno de ellos puede ser donado a otra persona, como ocurre en los transplantes de riñón. También está permitido en el caso de ser posible la extracción del órgano después de una muerte real de la persona, como sucede con las córneas. Sigue leyendo