Archivos de la categoría Rosario

Cuarto Misterio Glorioso: La Asunción de María Santísima en cuerpo y alma al Cielo

“Venid, Espíritu Santo, iluminad mi mente; venid e inflamad mi corazón”.

¡Alabemos y bendigamos a la Santísima Trinidad en la Asunción de Nuestra Señora!

LA ASUNCIÓN DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA

1. Durante su vida, la gloria de María quedó íntima y oculta en su Corazón… En el Antiguo Testamento hubo mujeres mucho más célebres y gloriosas, exteriormente, que María. Y muchos santos en la Iglesia tienen una aureola de gloria ostensiblemente más destacada que la de la Madre de Jesús durante su vida mortal.

Esta penumbra era designio de la Providencia… Así, salvo algunos hechos excepcionales, ignoramos casi todo de esa vida única, incomparable. El silencio y un gran secreto la envuelven antes de la Encarnación y aun después de la Anunciación del ángel. El Evangelio nombra a María en la Visitación a Santa Isabel, en la Natividad, en la Presentación en el Templo, en la huida a Egipto, en su regreso a Nazaret con Jesús y José, en la pérdida y hallazgo de Jesús en Jerusalén. Después reina un largo y profundo silencio…

Sigue leyendo

Tercer Misterio Glorioso: La Venida del Espíritu Santo

“Venid, Espíritu Santo, alumbrad mi mente; venid, consumid mi corazón”.

Antes de la Ascensión, Jesús recomienda a los Apóstoles que se queden en Jerusalén, esperando la venida del Paráclito prometido.

Santas mujeres, discípulos y los Apóstoles estaban orando en el Cenáculo, bajo la dulce presidencia de María, su Reina… cuando he aquí que un viento impetuoso sacude la casa… y el Espíritu Santo baja del cielo en forma de lenguas de fuego que se posan sobre cada uno de los asistentes.

Y poseídos del Espíritu, comienzan a hablar lenguas desconocidas…
Sigue leyendo

Segundo Misterio Glorioso: La Ascensión de Nuestro Señor Jesucristo

“Venid, Espíritu Santo, alumbrad mi mente; venid, enardeced mi corazón”.

Todo es sabiduría en el plan providencial… El Monte de los Olivos había sido teatro y testigo de la agonía del Salvador y de la infame traición. Pues bien, será también testigo de la gloriosa Ascensión del Señor al cielo.

Entre los espectadores, María se encontraba ciertamente… Ella, que lo había visto nacer en una gruta.¡Ella, que lo había visto morir en la Cruz de ignominia, lo ve ahora resucitado, que sube al cielo como divino Triunfador!

Sigue leyendo

Primer Misterio Glorioso: La Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo

“Venid, Espíritu Santo, alumbrad mi mente; venid, enardeced mi corazón”.

“¡Alegraos, jubilad, Virgen María, pues el que llevasteis en vuestro seno ha resucitado según su palabra!”

El Evangelio no lo dice, pero según piadosa opinión, la primera visita de Jesús, en la mañana de Pascua, fue para su Madre. ¡Bien merecía Ella esta exultación, habiendo heroicamente acompañado a su Hijo en vida y en muerte! ¡El Corazón de Jesús glorioso era siempre el mismo, el del Hijo tan amante y tan amado en el Pesebre y en Nazaret! Sigue leyendo